Historias de Bilbao y sus faroles.
Inicio > Historias > La Sonrisa de Marijaia
> La Sonrisa de Marijaia <

Impulsado por los comentarios recibidos a "Entre carteles anda el juego", decidí sumirme en el barullo de la Aste Nagusia bilbaína con la única y manifiesta intención, a parte de la de vaciar, en buena compañía, unos cuantos cachis de cerveza y unos cuantos porrones de buen vino -intención esta última nada manifiesta-, de comprobar si era cierto eso de que Marijaia, podía dar miedo a los niños, a los mayores y a algunos guipuzcoanos. Este y no otro fue el origen del Pasacalles de Gargantua cuyo relato comienzo ahora.

De "Espantapájaros travestido" llegó a tildarla Patxito Murga, inefable personaje central, pijo y bon vivant, del magnífico libro del escritor bilbaíno Juan Bas, intitulado Alacranes en su tinta (sana lectura, que les reconmiendo si desean pasar un buen rato y mejorar en el manejo de la lengua cervantina). Claro que Murga, en aquellos tiempos en que tenía tal concepto de Marijaia, no era más que un haragán bilbaíno, hijo de papá, a quien sólo pensar en el trabajo ajeno le ponía mal cuerpo, y "más pijo y tonto que mandado hacer de encargo", lo que sin duda explicaría a la perfección su malquerencia por nuestra pobre amiga y, por contra, su pasión por las ostras crocantes sobre migas crujientes.

El caso es que, todas estas opiniones tan dispares, me dispusieron a contrastar pareceres y a comprobrar in situ -estudio de campo mediante- si tal percepción podía tener base real o, por el contrario, estaba motivada por la ingestión de alimentos en mal estado. Así que, embutido en mi camisola a franjas rojas y blancas, me anudé el tradicional pañuelo azul Bilbao al cuello, enfundé mi nueva y flamante P-52 al cinto, eché al bolsillo los dos habanos reglamentarios (el de los toros y el de los fuegos artificiales) y salí en busca del antónimo del miedo; es decir, la sonrisa perfecta. Debo reconocer que me costó hallarla y no porque no hubiese sonrisas por doquier en nuestras calles, aceras y parques sino porque la perfección es un ideal difícil de plasmar en nuestro mundo real.

Cartel de toros de 2003 - Feria de BilbaoComencé mi merodeo por los aledaños de la Plaza de toros de Vista Alegre -plaza que ostenta idéntico nombre al del cementerio al que los bilbainitos solemos legar nuestros huesos o, más recientemente, nuestras cenizas- en pos de esa mueca definitiva, que mostrase claramente que Marijaia nunca podría dar miedo ni a los niños, ni a los mayores, ni a los guipuzcoanos afincados en nuestra villa, pero, desgraciadamente, aquellos lares taurinos no fueron propicios para la culminación con éxito de mi misión -demasiada sangre, peineta y sudor torero en el ambiente.

Así que, tras despedirme en el Mesón la Capilla de la Casilla, con un par de tintos y unos pinchitos de cuajada tortilla de patatas, de mi buen amigo Alejandro - ese denostado ser, al quien se conoce en estos turbulentos ambientes blogueros bajo el anglófilo mote de mister Tubbo- decidí emprender caminito hacia Indautxu, para desde allí, y tras pasar a tomar la pertinente copita de patxaran casero por la terraza del Restaurante Mendata, enfilar el Ensanche y, tras recalar en La Viña del Ensanche con la sana intención de zamparme una buena ración de porcino pernil ibérico, bien regado con Torre Muga Reserva del 98 (si aún no lo han probado se lo aconsejo encarecidamente) y proseguir mi periplo hacia el botxito siete callero, lugar en el que finalmente conseguí dar con la mencionada sonrisa.


Plaza de IndautxuPalacio de la Diputación de Bizkaia, a cuya vera se encuentran La Viña del Ensanche y sus potentes jamonesSomera y sus fachadas



Al principio y entre tanta gente me fué bastante difícil avistarla -y eso que la condenada es culona, pechugona, alta y buena moza y gusta de vestir de un modo que ciertamente no pasa desapercibido.

Tras dar una vuelta por las Txoznas del Arenal, por ver si estaba saltando al son de las cien mil músicas que solamente allí llegan a transformarse en demoniaco marasmo para el colectivo disfrute; pasear desesperado por Askao y la Esperanza con la vana idem de encontrarla; ollar la Plaza de Unamuno y la Plaza Nueva, al son de la triki, y recorrer el Mercado de la Ribera, con una plato de salchicas de los Hermanos Thate en una mano y una Paulaner bien fresquita en la otra comprendí que todos mis esfuerzos estaban condenados a ser en vano. Tal parecía como si la tierra se la hubiese tragado sin dejar ni el recuerdo de sus huellas en el pavimento. La conclusión no podía ser otra: Marijaia ¡había sido secuestrada!.

Corrí como un poseso, en busca de una pareja de municipales a quienes comunicar el resultado de mis pesquisas.
Con tal finalidad, me lancé hacia el Teatro Arriaga, subí por el Puente del Arenal y una vez allí, con la idea de acortar camino, tiré por el Muelle de Ripa en pos del Ayuntamiento. No habría dado más de veinte pasos cuando descubrí lo que estaba buscando.

Allí estaba ella, como si de la sagrada forma -esa que tanto solemos utilizar los bilbaínos para apoyar nuestras afirmaciones- se tratara, colocada bajo palio. Sonreía al cielo, pensando, a buen seguro, en que, tan sólo unas pocas horas más tarde, culminaría un año más su ciclo, siendo pasto de las llamas.

Le pedí permiso para sacarle una última fotografía, antes de que los bárbaros la arrastrasen al encuentro de su destino, y ella con una sonrisa adquiescente inclinó afirmativamente la cabeza.

- "Marijaia, atenta al pajarito... sonríe..."



2003-09-18, 03:22 | 6 comentarios

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://bilbao.blogalia.com//trackbacks/11337

Comentarios

1
De: pilar libano Fecha: 2005-07-12 16:25

qué delicia poder sentarse en la Gran Vía bajo el olor de los tilos a contemplar un espectáculo tan fascinante

Es apasionante la variopinta faz del ser humano

contemplarla nos invita a la amabilidad con el prójimo

disfrutarla nos abre la mente al espacio exterior



2
De: EL PIRATA RATA Fecha: 2005-09-29 23:05

Y ROBAR LOS FOLIOS DE BIARTEA
LA ASOCIACION DE ARTESANOS DE BILBAO



3
De: Anónimo Fecha: 2005-09-29 23:06

PILI MILI PILI Y MILI



4
De: AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Fecha: 2005-09-29 23:07

PILI LIBANO LA DE BIARTEA



5
De: artesano Fecha: 2006-12-05 18:31

Y que placer....despues de cobrar a los artesanos
comunicarles que se han puesto nuevasnormas para
poder participar en la FERIA DE ARTESANIA DE BILBAO EN EL ARENAL y que no pueden vender sus productos A no ser que hagan publicidad gratuita en sus puestos de venta del logotipo de BIARTEA




6
De: artesano Fecha: 2006-12-05 18:31

Y que placer....despues de cobrar a los artesanos
comunicarles que se han puesto nuevasnormas para
poder participar en la FERIA DE ARTESANIA DE BILBAO EN EL ARENAL y que no pueden vender sus productos A no ser que hagan publicidad gratuita en sus puestos de venta del logotipo de BIARTEA




Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.250.227 (6135f8330c)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?


Cosas viejas
<Noviembre 2017
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Documentos

Categorías
  • Chirenadas
  • Conosensias
  • El piar de un txinbo
  • Pasacalles
  • Tipos Selebres
  • Vuelos cortos de un txinbo

  • Blogalia

    Blogalia

    © Tenebris